martes, 4 de enero de 2011

ROSCÓN DE REYES

HISTORIA:
El origen del roscón no tiene nada que ver con la llegada de los Reyes Magos a Belén para adorar al niño, sino que parece estar relacionado con las saturnales romanas, aunque en la actualidad se lo relaciona de forma directa con una representación complementaria y comestible de la corona de adviento. Éstas eran fiestas dedicadas al dios Saturno con el objeto de que el pueblo romano en general pudiera celebrar los días más largos que empezaban a venir tras el solsticio de invierno. Para estos festejos se elaboraban unas tortas redondas hechas con higos, dátiles y miel, que se repartían por igual entre los plebeyos y esclavos. Ya en el siglo III, en el interior del dulce se introducía una haba seca, y el afortunado al que le tocaba era nombrado rey de reyes durante un corto periodo de tiempo establecido de antemano. Desde los romanos existían juegos del haba en la península ibérica; quien encontraba el haba tenía que pagar el convite a los demás.


INGREDIENTES:
  • 400 g de harina
  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharada de levadura
  • 1/4 litro de leche
  • 3 huevos
  • 1 cucharada de agua de azahar
  • La corteza de limón rallada
  • Fruta confitada (calabaza, guindas, naranja, limón)
  • sal
  • 1 haba
  • Muñequitos de sorpresa
  • Una corona de Rey de papel o cartón
PREPARACIÓN:
  1. Disolver la levadura en 4 cucharadas de leche templada. Añadir 100 gr. de harina y mezclar bien hasta conseguir una bola de masa blanda. Tapar con un trapo de cocina y dejar en un sitio templado para que la masa crezca hasta el doble de su volumen.
  2. En otro cuenco, poner el resto de la harina (300 gr). Hacer un hueco en el centro y añadir 3 huevos, el azúcar, el resto de la leche, el agua de azahar y el limón rallado. Amasar hasta conseguir una masa fina. Añadir la mantequilla y seguir amasando. Añadir la mezcla de levadura y amasar hasta que esté todo muy bien mezclado. Espolvorear con harina y dejar reposar con el trapo de cocina en un sitio templado durante 2 horas mínimo.
  3. Después de 2 horas, volver a amasar y poner sobre papel de cocina encima de la bandeja del horno. Dar forma de rosca. Introducir el haba envuelto en papel albal, así como las sorpresitas igualmente envueltas.
  4. Adornar con tiras de las frutas confitadas y pintar con un pincel huevo batido. Espolvorear con azúcar.
  5. Meter en el horno precalentado a 160º y dejar cocer durante 15-20 minutos.
  6. Finalmente abriremos por la mitad y rellenaremos con cantidad suficiente de nata, crema, moka, chocolate.... a nuestro gusto también lo podremos tomar sin relleno acompañando un café o té.
 

No hay comentarios: